• Inicio
  • Noticias
  • Rubén Israel, un catedrático de la geografía futbolística

Rubén Israel, un catedrático de la geografía futbolística

De escuela uruguaya, pero con concepto global (aunque bien latinoamericano). Rubén Israel tiene sus ideales futboleros netamente firmes y consistentes, que indican una marcada configuración en el perfil de un apasionado por su labor. Con más de dos décadas en los banquillos, el charrúa es franco, natural y elocuente a la hora de ofrecer sus perspectivas.

Su apoyo en la retórica deja escudriñar su concienzudo trabajo en el fútbol más allá de las canchas: las idiosincrasias, las culturas, las sensibilidades y susceptibilidades del deporte y las concepciones de un jugador, que nacen, se desprenden y cultivan el tonelaje de aptitudes que recoge un entrenador.

Siete países, trece equipos, una Selección Nacional y un amor: la pelota.

ruben israel un catedratico de la geografia futbolistica

Millonarios

“Trato de quedarme con lo positivo de cada experiencia. Salvo esa noche triste ante Bucaramanga, donde los nervios se desbordaron, el resto del año fue divino. Aprendí mucho de Colombia. Marcamos muchos resultados positivos e hicimos la base para la clasificación a la Copa Libertadores. El proceso era lindo y para mí el pasaje fue positivo en lo profesional y en lo personal”

“Cuando se deja un trabajo uno evalúa los errores. Generamos un padrón de juego, de identidad en el orden defensivo. Haber desarmado el equipo por ventas de jugadores, necesitamos un poco más de tiempo para acoplarlos. El tiempo de transición no desmerita el estilo de juego, que hoy se sigue”

“Nunca perdimos un clásico. Le ganamos a Nacional. Necesitábamos más continuidad, hicimos un trabajo físico y táctico consciente. Lo que no se dio conmigo, se dio con el entrenador interino. Fue una vibra contracorriente que las grandes instituciones la superan con continuidad. Para iniciar justamente un proceso, en un año entre Liga y Copa conseguimos 84 puntos, un puntaje brutalmente histórico. Si voy a las estadísticas, es muy alto el porcentaje”

Sobre el fútbol colombiano

“En el recorrido de mi carrera encontré idiosincrasias futbolísticas y de vida. Entre Uruguay y Paraguay hay parentescos de vida, entre México y Chile también. Ecuador por sí sólo es otra cosa y Centroamérica corresponda a otro mandato histórico. En Colombia encontré una mezcla de capacidad técnica, física y concepto de juego de ataque, que es el mejor de Sudamérica”

“Lo que aprendí en Colombia no lo aprendí en muchos países. Estuve en uno de los mejores clubes de Colombia, que es de las mejores ligas del mundo. Se trabaja con la pelota en los pies, hay grandes dotes físicos por las diferentes regiones y razas. Se le agregan folclore de su vida a su fútbol, es un fútbol alegre a potenciar y no castrar. Disfruté cada partido como si estuviera jugando. Era hermoso ver a propios y rivales. El jugador colombiano es muy receptor, de querer superarse”

El fútbol

“La historia del fútbol es la de siempre: quién nació primero el huevo o la gallina. Nos salvan los procesos, pero cuando los resultados no se dan, el proceso se corta. Pasa también en Europa, donde el fútbol es calculado y detallista. Los procesos no dependen de los nombres, sino de los hombres que permanecen en las instituciones. En el fútbol somos esclavos de esa situación”

La producción incansable de jugadores en Uruguay

“Uruguay mantiene su población de 3 millones de habitantes a pesar de que este mundo globalizado se ha vuelto muy migratorio. Lo que he notado en este tiempo, donde hace 10 años que no dirijo, es que hay contraposiciones. Hay un fútbol enriquecido en lo individual debido al ADN del futbolista uruguayo que se hereda generación tras generación, a su identidad con un estilo bien definido desde baby fútbol. Esa tradición que no se ha cambiado nunca. En contra prestación en cuanto a lo colectivo en el campeonato local, que es muy pobre, hay que equipos que no se han desarrollado ni evolucionado en infraestructura como realmente merece Uruguay. El fútbol individual es multimillonario y el fútbol colectivo muy pobre y eso es preocupante, porque en la expresión internacional a los equipos uruguayos les cuesta”

Su éxito Paraguay

“En un año ganamos cinco campeonato y una Copa Bicentenario con Libertad. En Paraguay hay una similitud muy grande con Uruguay y lo que venía procesando allí. La vida es similar, la vivencia del folclore del fútbol entre uruguayos y paraguayos es muy parecida. En Paraguay, se siente muy profundamente la garra y el corazón el fútbol, desde el sufrimiento, de no dejarse vencer hasta el último segundo, desde la la sobriedad, la no soberbia. El futbolista paraguayo es humilde y seguro. Al salir de Uruguay, creo que estaba formado más para Paraguay que para cualquier otro país. Después modifiqué mi estructura mental, pero en Paraguay encontré la continuación de la escuela uruguaya. Allí la matriz es el 4-4-2, donde se nace y se muere con ese módulo"

Su experiencia en la Selección El Salvador

“Tengo un recuerdo inolvidable en la Selección de El Salvador. Estábamos 168 y terminamos en el puesto 49. Hay potencias como Paraguay y Perú que estaban debajo. Fue un año hermoso. Es la Sub 23 clasificamos a los Panamericanos y con ese equipo armamos la Nacional porque entendimos que había que cambiar muchas cosas"

“La sensación de dirigir una Selección Nacional es única para cualquier persona del mundo. Para un extranjero es mucha mayor responsabilidad. Cuando uno está en un país donde es el técnico, y más en un país futbolero como El Salvador, sabe que lleva alegrías al corazón de ocho millones de personas y lleva la bandera, lo que aprendió en la escuela, lo que significa el himno, los colores, el escudo, las fronteras, defender la patria. Es la misma situación pero deportivamente, llevamos a la cancha una nación, un pueblo donde no hay banderas en contra, donde es un solo color, un solo grito y hay felicidad nacional. Se despierta mucha alegría y aunque no sea el himno propio, uno lo siente como propio. Fue una experiencia única e inolvidable, y es el climax de un entrenador llegar a una Selección”

El fin de los procesos

“He estado en situaciones de conflicto con directivos y se adornan muchas cosas que no salen a la luz. He tenido problemas serios con directivos en una institución y preferí emigrar. Es lamentable que los procesos se corten. Eso nos duele mucho a los entrenadores porque no podemos cristalizar lo que realmente soñamos”

Escuchar la entrevista completa: Entrevista a Rubén Israel

Fuente: La primera gambeta